Te extraño, mi pequeña

Se me rompía el corazón cuando hace unas horas te despedías con tu pequeña manita apoyada en el cristal, brotando lágrimas de tus inundados y oceánicos ojos azules. Parte de mí no podía dar un paso más y salía corriendo detrás del coche.

Odio mentirte, así que se me deshacía el alma al decirte que en diez días estaba de vuelta en casa. Serán más, pero te prometo que no me iré tanto tiempo nunca más, no de tu lado. Me pedías sollozando que no me fuera, o que te llevara conmigo. Entonces quería deseaba con todas mis fuerzas no subirme en este avión. Te explicaba que era mi deber, mi trabajo, que tenía que hacerlo; pero te mentía, de nuevo. Puedo, yo sé que puedo ingeniármelas para no tener que alejarme tanto.

Luego los que me piden que viaje a sus países no entienden, no valoran que no hay dinero que puedan pagarme que compense tu mirada, nuestra tristeza. Pero eso sí te lo prometo, arreglaré las cosas, como he hecho hasta ahora, para estar más tiempo contigo, para que sepas tú, y sepa yo, que nada puede separarnos, que nuestra capacidad para crear la realidad está al servicio de nuestro amor, y no al contrario.

Fran Russo

Pronto estaré de regreso. Ya sabes que al menos mi trabajo es hermoso, que tampoco hay dinero que pague el ayudar a otros a vivir como yo. Pronto descubrirás también lo hermoso que es viajar, conocer lugares donde viven de manera diferente personas diferentes. Observar tu alma reflejada en sus pupilas y crecer como persona.

Además tienes otra promesa, pronto mis libros me permitirán no tener que viajar tanto y estar más a tu lado, junto a toda la familia. Si no de nada sirve trabajar, por mucho que uno ame su trabajo. Ni siquiera un trabajo como el mío consistente en que otros logren un trabajo mejor para estar con los suyos.

Dentro de unos pocos días estaré de nuevo a tu lado, y escucharé tu dulce voz, sentiré tus besos, tus caricias y tu alma abrazar a la mía. En realidad eso pasa ahora mismo, a miles de metros de altura en el cielo en medio del océano. No hay distancia que nos separe, como nunca la hubo ni la habrá, como pasó con tu madre y otros seres a los que amo que vienen y van, que se marchan y regresan. Solo son eso, viajes, despedidas para valorar lo que tenemos y a veces no apreciamos. Te amo, mi pequeñita.

1 Comentario

  • Yo tengo un nano de 3 años con el que pasaba las 24h del día hasta que empezó el cole, y creéme que se lo que dices porque me pasa cada vez que tengo que salir de viaje.

Deja un comentario

Regresando a España lleno de amor

Mañana regresamos a España y tengo una mezcla de sensaciones. Por una parte tristeza por dejar esta América que tanto amo y por otra la alegría de toda la gente maravillosa que he conocido y todo lo que me han ayudado a mejorar como persona y como profesional. Vine a compartir y me llevo tanto…

Y curiosamente una de las cosas más anecdóticas es que siga gente diciéndome que no comparta tanto, que eso hará que tenga más competencia y menos trabajo. Cuando la realidad es la opuesta; he tenido que subir los precios a 5mil dólares por casamiento debido a la cantidad de solicitudes y mi deseo de hacer solamente 12 bodas al año para poder dedicar más tiempo a mi familia y a los seminarios. Los cuales me piden desde más países y en los que fui se llenan una y otra vez con más gente dispuesta a compartir. Es maravilloso.

fran-russo

Me dijeron hace cinco años que aprovechara el tirón, que eso de los seminarios sería cosa de un año, mientras mi nombre estuviera en boca de la gente y luego nadie se acordaría de mí. Así hice, pero parece que cada año se triplica todo y me hace entender que hago las cosas bien. Ahora que el dinero no es, gracias al cielo una preocupación, puedo dedicarme más a entregarme, experimentar y compartir; ahora que justamente ese dinero me permite ayudar a más personas que desgraciadamente no son tan privilegiados como yo. Doy gracias al cielo cada noche, pero lo trabajo duramente cada día.

Me voy de este viaje lleno de luz y de amor. He conocido gente realmente increíble y maravillosa. Poco a poco iré escribiendo aquí todo. Se vienen cambios muy grandes en este blog y en mí mismo. Pronto los veréis. Será un antes y un después. Parecía que hacía las cosas bien pero había muchas que mejorar, muchas cosas de marketing, branding y técnica que yo mismo sabía pero no terminaba de creerme. Entre otras el valorarme más y subir los precios como acabo de hacer.

No podía ser que le pidiera a mi gente en los seminarios que apostasen y se arriesgasen y yo me acomodase, jaja. Y la respuesta fue que tras subir los precios 500€ tuve más solicitudes que nunca y tuve que subirlos más. Increíble!!! El universo da muchas vueltas!! La vida es realmente mágica. Sean felices, es una orden. Besos y abrazos!!

Ella piensa que estoy probando una lente…

Ella piensa que estoy probando una lente… pero realmente es una excusa para verla a través de la cámara y poder guardar para siempre lo que mis ojos y mi corazón ven. Quiero guardarlo de otra manera que no sea sólo dentro de mi ser, poder mirarlas cuando, como ahora, la siento lejos.

A veces el ser fotógrafo puede parecernos una maldición; cuando frente a nosotros la luz y la magia se alían y querríamos congelar lo que nuestras pupilas observan. Nos entra un extraño ansia pero debemos dejar pasar esos momentos, permitir que se los lleve el viento y el tiempo.

Esas son creo mis mejores fotos, las que no hago, al menos con la cámara. ¡Cuántas veces eso sucede frente a mí! Al comienzo me perturbaba, me provocaba malestar y la implacable sensación de impotencia. Ahora he aprendido, quizás he madurado y sé que el ser fotógrafo es una manera de ser y en nada depende de si llevo encima o no una cámara. Mis ojos son mis lentes, mi corazón un sensor de alta sensibilidad. Mis párpados se adaptan tanto a la luz como a la magia que surge o desaparece.

Y tomo estas fotografías, con esa excusa, para tenerla y, como ahora, sentirla cerca. La fotografía es aliada de la melancolía. Una imagen guarda tanto, encierra tanto que si ha capturado la magia ésta brota y salta de ella hacia nuestro pecho cada vez que la contemplamos. Si esto le sucede a terceros cuando ven fotografías de otros imaginen cuando la hiciste tú mismo. Todo es un arrollador tren de emociones.

Por eso soy fotógrafo, porque deseo ver la vida con los ojos que buscan la belleza y la magia; las cuales, por cierto, van siempre de la mano. La luz cálida de estas fotografías es la que da calor a mi corazón en este frío día en el norte, lejos de casa, lejos de los que amo, lejos de ella. Cada imagen es un puente que se tiende al consuelo y me hace esbozar una sonrisa. No necesitaba probar nada, sólo quizás si era capaz de plasmar en una fotografía lo que mi corazón sentía… ella pensaba que estaba probando una lente.

FioreFioreFioreFioreFioreFiore