Somos Karen y Fran, una pareja de fotógrafos y videógrafos de boda que hacemos trabajos muy especiales en Granada y el mundo.





Renegamos de posar y hacemos a los demás lo que nos gustaría nos hicieran. Literalmente. Haced click aquí para ver trabajos completos, saber acerca de nosotros, de cómo trabajamos y las tarifas.

Amamos la fotografía

Boda GranadaYa son más de 150.000 personas las que nos siguen en los medios sociales.
Síguenos sobre todo en Instagram y estarás al día de pruebas de equipos, talleres y demás.

Boda Granada Fran RussoGranada Boda Boda en GranadaFotógrafo boda Fotografía boda Fotografo de boda Granada

Habíamos visto trabajar a muchos fotógrafos y videógrafos en bodas de amigos y comprobado lo que entregaban. Nosotros queríamos otra cosa, algo que ni siquiera sabíamos bien.

Ana y Nacho

¿Queréis ver trabajos completos y saber mucho más? Continuad haciendo click aquí.

Fotografo de boda Granada

fondoblan2

fondoblan2

Fotografo de boda Granada Fotografo de boda Granada Fotografo de boda Granada

 

Un fotógrafo de boda que contrata a otro fotógrafo de boda.

Esto que vamos a compartir ahora es muy personal pero sabemos que es una información que muchas parejas nos han agradecido, que les ha sido muy útil para reflexionar algunos detalles o tomar decisiones que no se habían planteado en su boda. Para nada pretendemos decir cómo hacer las cosas, nada más lejos de la realidad. Preferimos mojarnos y compartir a no hacerlo. Algunas ideas nos hubieran ayudado mucho cuando nos casamos por primera vez.

Quizás suene exagerado, pero conocemos miles de fotógrafos, literalmente. Han pasado más de diez años haciendo giras de talleres y conferencias por diez (a veces veinte países) varias veces al año, algunos hasta cuatro. Cada curso en cada ciudad eran de entre diez a veinte profesionales, y en las conferencias cientos. Eso en persona, sin contar online. Todos los días tratamos de responder mensajes y emails de otros compañeros y conocemos sus maravillosos trabajos.

¿Y ahora qué? Conociendo a tanta gente a quién elegíamos. Habíamos visto y conocido de todo durante tantos años. Teníamos varios objetivos, varios aspectos que debían cumplirse sí o sí y que eran clave en la elección porque teníamos mucha experiencia en bodas, tanto en profesionales, tipos de trabajos, como en las experiencias reales de las parejas.

Nosotros nos casábamos en México, porque Karen es mexicana. No buscamos fotógrafo de boda en Granada, sino donde estuviera. Lo menos importante era de dónde vendría el fotógrafo y en nuestro caso podría ser de cualquier país, como habían hecho con nosotros.

Divorciados, es decir, con experiencia.

Para comenzar, los dos estábamos divorciados, es decir, nos habíamos casado anteriormente con otras personas y teníamos experiencia en bodas desde dentro. Curiosamente muchos de nuestros clientes se casan por segunda vez y sus bodas suelen tener muchas cosas en común que hacen reflexionar.

Suelen ser bodas íntimas de pocos invitados, los que importan, nada de compromisos. Suelen tener un presupuesto muy bien calculado porque saben donde erraron antes. Suelen ser ceremonias muy personales donde quien les casa les conoce a fondo o se casan ellos mismos sin intermediarios (como nosotros). Suelen ser bodas donde hay más creatividad que dinero gastado en decoración, donde no se dan clichés que muchos a priori creemos que deben estar sí o sí en una boda o los invitados nos criticarán. Suelen elegir con mucho cuidado todo lo concerniente a la boda y, por último, están dispuestos a disfrutar esa boda por encima de todo, pase lo que pase.

El primer objetivo: Buena persona.

Ante todo debíamos asegurarnos como fuera posible de que se tratase de una buena persona. No pretendemos hablar mal de otros compañeros, pero aquí, como en cualquier lugar hay de todo y queríamos evitar ciertas experiencias. Esa persona nos acompañaría toda la boda y queríamos estar cómodos. No queríamos que nos dirigieran como si fuera una obra de teatro, ni decirnos pon la mano así o mira hacia este lado.

Nosotros tratamos de lograr nuestras imágenes sin ser intrusivos, desde la mayor distancia posible para no interferir en el devenir de la boda. Obviamente estamos para ayudar en todo lo posible, pero queremos siempre contar su historia tal cual sucedió. Se puede lograr un clima de naturalidad donde surgen imágenes bellísimas y reales sin hacer posar ni teatralizar nada.

¿El fin justifica los medios?

Si alguien se pone delante cuando vamos a disparar, por ejemplo, no somos nadie para decir nada. Si somos profesionales buscaremos otro ángulo, otra forma, otra oportunidad. En una ceremonia, por dar otro ejemplo, en nosotros prevalece lo que están viviendo y observando la familia y los invitados, y por supuesto los novios. Colocarnos en medio y tapar la vista no nos gustaría que nos lo hicieran, así que no lo hacemos. Siempre hay otras formas de trabajar. Igual al colocar el equipo o movernos. Damos muchos consejos para que todo fluya y ayudamos en todo lo posible. Se hace lo que se puede, pero con cariño y respeto.

Mucha paciencia

Una buena persona es empática, amable, simpática y paciente. Una boda es algo estresante y sabemos que son muchas horas y mucha tensión queriendo cumplir y no fallar, queriendo por todos los medios estar en todos lados y no perder detalle.

No queríamos llevar a nuestra boda a un gran fotógrafo que hace fotos maravillosas pero a costa de sacrificar otras cosas. Es complicado de explicar, pero quien quiera lo entenderá. Solo estamos compartiendo nuestra experiencia y siendo muy honestos y sinceros. Cada uno trabaja como quiere pero la pareja también debe asegurarse de qué es lo que quiere que suceda en su boda.

Segundo objetivo: El estilo.

Sería una incoherencia querer contratar a alguien que haga un estilo diferente a lo que hacemos. Literalmente queríamos alguien que nos entregara lo que entregamos a nuestras parejas. Eso era fácil por los cursos que damos. Son muchos años compartiendo. De un mismo curso salía gente que se tomaba en serio nuestros consejos y los aplicaba, y tenían éxito.

Otros no, e incluso criticaban. Algunos incluso sí que aprendían (porque luego en sus fotos, redes sociales o páginas web aplicaban las técnicas que les enseñábamos) pero renegaban de ello y también hablaban mal. ¿La razón? Está clara. No requiere mucha explicación. Si volvíamos a su ciudad significaba más competencia directa.

Vendiendo humo

Todos sabemos en en todos los gremios hay envidias y celos, es natural. En formación además hay, como en todos lados, vendehumos, y uno tiene miedo de malgastar el dinero. Pero cuando el humo que vendes hace que otra persona viva de lo que tú amas es humo bendito. Pretender que de un curso todos saquen provecho y queden satisfechos es imposible, ni una conferencia, ni un libro, ni una opinión.

Nosotros siempre hemos tenido la conciencia tranquila porque de esos cursos muchas personas lograban vivir de sus imágenes haciendo lo que amaban. Y muchos nos lo decían, y disfrutaban de mejores bodas, mejores clientes, mejores sueldos para vivir su pasión. Esas personas amaban la misma forma de ver una boda, el estilo, el cómo tratar a las parejas. Eso lo ponía fácil. En esta misma página están los testimonios de muchísimos profesionales que hicieron los cursos y estaban muy contentos. Algunos no solo son bellísimas personas, sino que hacen trabajos muy parecidos porque se identifican con nuestro estilo.

Hay muchos estilos de fotografía de boda en Granada y en todo el mundo. Unos son más clásicos y otros más creativos y atrevidos. Como todo el mundo imaginará los hay que critican los trabajos de otros y dicen que cometen aberraciones. Aberraciones que otros aman y pagan por ellas. Es natural.

Nada de poses ni forzarnos

La persona que contratáramos no queríamos que nos hiciera posar ni hacer nada que no fuera un gesto nuestro natural, REAL. Hay muchos estilos y hay fotógrafos de boda que quieren seguir unas reglas y unas técnicas concretas. Debe respetarse, pero nosotros no queríamos eso. Ni flashes, ni poses, ni lugares donde nos sentimos incómodos, ni que nos hagan perder el tiempo o nos alejen de nuestra boda y nuestra gente. No buscábamos la foto, sino la historia. Son sencillamente formas de entender un reportaje de boda.

Nosotros no tenemos reparo en poner en contacto a potenciales parejas que quieran contratar con parejas a las que ya casamos. Sus testimonios están ahí y pueden preguntar lo que quieran. Si se hacen las cosas con el corazón no hay nada que esconder. Así la pareja puede despejar dudas, si es que le quedan, acerca de por ejemplo si es real que no haga falta posar o que se logren imágenes como las de esta web con parejas normales.

Algunos creen que mostramos modelos. No, jaja. Son personas normales. De hecho salimos nosotros también, jaja. Se le pueden hacer fotografías y vídeos así a cualquiera que confíe en nosotros, aunque odie posar, como yo.

Durante nuestro trabajo no forzamos la situación cuando vemos una potencial fotografía de esas que tenga muchos me gustas en redes sociales. Esto es algo que pasa. Ves la pareja y si los pongo en este rincón con este flash y les hago que aguanten la respiración… No es nuestro estilo. Tenemos otras técnicas y métodos para hacer que la pareja luzca maravillosa siendo ella misma, sin artificialidades ni nada que no fuera natural en ellos. Y el resultado aquí está. A unos les gustan otro tipo de fotos, de poses. A nosotros no. Yo lo paso fatal. Alguna vez nos hicieron fotos bonitas pero en las que no nos reconocemos. Es la verdad.

Otra forma de pensar y de hacer

Jamás participamos en concursos ni premios. No es nuestra filosofía pero respetamos que a otros les guste y les motive. ¿Qué publicamos en las redes sociales entonces? Pues cuando surgen imágenes hermosas (siempre sucede) de las que estamos particularmente orgullosos las compartimos. Pero es siempre una pesadilla elegirlas, porque son series, nos cuesta mucho sacar una foto de contexto, de su momento, de la anterior y la posterior. Son, otra vez, formas diferentes de trabajar y de comprender lo que hacemos.

La técnica, los equipos.

Algo muy importante es la parte técnica. Aquí obviamente tenemos ventaja porque muchas parejas no saben ni tienen que saber de fotografía o vídeo. En el vídeo de presentación explicamos con detalle esto pero ahora hay equipos que permiten trabajar de formas muy diferentes a las de antes.

Hay equipos que ni siquiera soñábamos hace diez años. ¿Qué digo, cinco años? Permiten trabajar más cómodo, no perder detalle y muchos aspectos técnicos. Realmente es más fácil centrarse en la parte creativa, emocional, en contar la historia sin limitaciones por la luz ambiente, sin tener que usar flashes ni lámparas que molesten y rompan la magia.

En nuestro caso siempre estamos probando técnicas y equipos, por la parte de formación. Queremos compartir información al día, incluso vanguardia. Por eso fuimos pioneros en muchas cosas, y ahora en hacer vídeo y foto a la vez. Contratamos a un profesional que usara estas técnicas porque somos conscientes de cómo se logran resultados mejores, sobre todo a la hora de no perder detalle, de obtener imágenes más emocionales y poder elegir. Está todo explicado en el vídeo de presentación. Como ves, literalmente queríamos para nosotros lo mismo que damos a los demás.

Tercer objetivo: La entrega.

Nos convertimos en los fotógrafos de boda que no encontramos cuando nos casamos cada uno por su lado y aprendimos muchas cosas para el momento en que nos casamos. No queremos usar el miedo para que alguien nos contrate a nosotros o creernos mejores que los demás. Jamás nadie nos ha podido escuchar decir eso. Cada uno hace su estilo y las cosas a su manera. Pero sí hay muchas sorpresas con lo que se entrega finalmente. Puedes contratar a alguien a quien ves fotos bonitas y que sea buena persona, pero que luego no cumpla con lo que se espera en las fotos o el vídeo final. Esto sucede, es la verdad, aunque duela.

Queríamos un tipo de fotografía, con un estilo concreto no solo de disparo, sino del acabado final. Con el vídeo igual, una forma de contar la historia. Queríamos en color y en blanco y negro, y muchos detalles más. Todo se confirma y requeteconfirma viendo trabajos completos.

La perfección

Todos somos humanos y podemos hacerlo mejor o peor. También hay bodas donde es fácil trabajar y otras donde es más complejo por muchos factores que los profesionales conocemos bien. Cada boda es un mundo, pero si se hace las cosas bien los problemas o limitaciones que haya se solventan, se crece ante los errores o retos.

Por eso ayudamos a nuestras parejas con muchos consejos, porque sabemos la diferencia entre tomar unas decisiones u otras, a veces tontas, pero que ofrecen resultados diferentes. Siempre lo decimos. No solo damos ciertos consejos para trabajar más cómodos u obtener mejores tomas, sino para que los novios y su gente disfruten más su boda. Eso lo comprobamos cada boda, por eso nos mojamos. Hacemos con los demás lo que nos gustaría hicieran con nosotros.

¿Qué esperamos?

Las falsas expectativas se dan cuando no se hacen las cosas bien. No es una crítica, sino una realidad. Recomendamos fervientemente que se conozca a la persona que estará en la boda (bajo contrato siempre), saber cómo trabaja (eso es fácil comprobarlo en la preboda y para eso sirve) y ver trabajos completos.

Algunas parejas nos contactan y dicen que quieren contratarnos porque han visto algunas fotos que les han gustado en redes sociales. Siempre pedimos que antes de decidir vean trabajos completos, que están en esta web, tanto de foto como de vídeo. Que sepan con total exactitud lo que se les va a entregar, como preboda, como boda, como postboda, en fotos y en vídeos. Pueden incluso recibir fotos en la calidad entregada para comprobar todo. Es importante, así no hay sorpresas.

A ciegas

Lo triste es contratar a ciegas y jugársela en algo tan importante. Entonces es cuando la gente se arrepiente y es tarde, la boda no se repetirá. Siempre decimos que este trabajo demasiadas veces se valora mucho (también económicamente) cuando es tarde.

Por eso nosotros queríamos ver prebodas completas, o al menos ver que surgían de una sesión suficientes fotos del estilo y naturaleza que queríamos. Si se hace una preboda se comprueba también el trato, la forma de lograr esas imágenes y no hay sorpresas con la personalidad del profesional que contratas y estará en tu boda todo el día a tu lado.

Probar para tener certeza y calma absoluta

Nosotros incluimos la opción de que se haga una sesión de una hora al atardecer conociéndonos y haciendo fotos, para que sepan cómo lo hacemos. Si se decide contratar se descuenta del precio. Todo está detallado en la web. Creemos que es una hermosa y honesta herramienta. A nosotros nos gustaría que nos hicieran eso y nos da mucha tranquilidad. Por eso lo hacemos.

Es muy importante también no exigir a un profesional un tipo de fotografías cuando nuestra boda es diferente a las que ha hecho o las que comparte. Sería estúpido exigirle un tipo de luz por ejemplo. Nosotros aquí compartimos bodas en exteriores e interiores, religiosas y espirituales, en iglesias y en otros muchos lugares, al atardecer, a pleno sol o incluso a la noche. Así uno sabe lo que podemos hacer y si es lo que busca y su boda será así no tendrá dudas.

Por eso buscamos a alguien especializado en una boda como la nuestra. Alguien a quien hayamos visto bodas completas iguales y reflejen lo que queremos. Que nos veamos identificados. Si logra emocionarnos con fotos de unos desconocidos el trabajo está conseguido.

Finalizando.

Solo hay una forma de hacer las cosas bien y es no haciéndolas a medias. Y eso afecta a nuestro trabajo como profesionales y a nuestra responsabilidad en la elección del profesional que contratamos. Esperamos que este largo texto os haya ayudado. Es la «puritita verdad», como dicen en la tierra de Karen.

Seguramente llegaste aquí por Instagram o Facebook, o el comentario de otra pareja, amigos o familia. O quizás por algún portal, blog en el que se hable de nosotros. O por buscadores poniendo «fotógrafo de boda Granada» o «fotógrafo de boda España» o el término o ciudad que sea.

Fuera como fuese, nos contrates o no, solo queremos ser útiles, ayudar a otras parejas. Ojalá se haya cumplido. Por cierto, estos datos acerca de cómo diste con esta web son importantes. Recuerda por favor decírnoslo porque así conocemos si funcionan nuestras técnicas de publicidad y podemos compartirlas en nuestros cursos.

Gracias por estar aquí, por leer hasta aquí. Significa que te tomas muy en serio tu boda y eso es importante. En lo que podamos ayudarte aquí nos tienes. De corazón.

Con afecto: Fran (Y Karen, que es parte de mí y yo de ella).

En el menú, en la web, tenéis más información sobre nosotros, trabajos completos, tarifas y demás. Pero para cualquier duda que no se resuelva aquí contactad vía Whatsapp 688 90 44 43 haciendo click aquí.

  • Boda de Estefanía & Cristian

    Málaga, España

  • Boda de Vania & Erick

    Cancún, México

  • Boda de Laura & José

    Denis Island, Seychelles

  • Boda de María José & Antonio

    Almería, España

  • Preboda de José & Annina

    Granada, España

  • Boda de Ana & Juanjo

    Granada, España

  • Boda de Paloma & Leo

    Málaga , España

  • Boda de Tamara & Javi

    Granada, España

  • Preboda de Marian & Jesús

    Granada, España

  • Boda de Annina & José

    Ronda, España

  • Boda de Lucía & Pablo

    Montevideo, Uruguay

  • Boda de Annette & Gerard

    Barcelona, España