Boda en Purobeach, Marbella, de Paloma & Leo

PurobeachPurobeachPurobeachPurobeach

Leo, el novio, y uno de los protagonistas de esta maravillosa boda que aquí os comparto iba vestido tal y cual yo quería haber estado en mi boda. Su elegancia y rebeldía se expresó en su valiente forma de vestir, que fue todo un éxito y ante la cual me quito el sombrero. Yo en mi boda no lo hice al final, porque aunque tengo mucha personalidad no tenía experiencia y el peso de mi familia me pudo. Por eso ahora hago tanto hincapié en esto. Sean ustedes mismos, no pasen por el aro, vístanse elegantes, pero no siempre tiene que ser un calco de los demás. Gracias Leo por esa personalidad, en el traje, en el calzado, en tu forma de ser. Gracias!

Paloma estaba lindísima, con el pelo suelto, tal y como es ella. Un vestido hecho para ella, su vestido. Tu sonrisa aún me impacta al elegir las fotos para este blog. Gracias por vuestra alegría. Su familia y amigos los llevaré mucho tiempo en el corazón. Todas mis bodas son geniales, pero es que vuestra boda fue muy muy diferente. Quizás por la internacionalidad de vuestra gente. Leo es brasilero y Paloma española. Se conocieron en Nueva York pues ambos trabajan en la ONU. Imaginad ahora sus invitados, estaba medio planeta (menos Kofi Annan y Ban Ki-moon que se ve no pudieron venir, jeje). La boda fue en Estepona, en Purobeach.

Bueno, no sigo contando sino en fotos. Espero que refleje lo que allí aconteció y que os transmitan toda esa magia. Ya sabéis que no pretendo hacer fotos bonitas, ni sacar a la gente guapa, sino contar vuestra historia y que dentro de 50 años reviváis cada instante de nuevo. Quiera el cielo que lo haya logrado. Gracias por conoceros. Como ya sabéis estas fotos y como mil más os las estoy enviado en alta resolución ahora mismo. Gracias de corazón. Nos vemos!!

PurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeach

Purobeach

PurobeachPurobeachPurobeachPurobeachPurobeach